En los años recientes se ha propagado de manera inesperada el término “cirugía bariátrica, cura de la diabetes”. Las opiniones van y vienen, y no es para menos, ya que se esta tratando de la DIABETES, que junto con la obesidad, son cosiderados los gigantes de las enfermedades en este siglo, y las causas número 1 de morbilidad y muerte entre la población.

En 1995 el Dr. Pories (Pories, et al. Ann Surg. 1995), en Carolina del Norte notó, por primera vez que la cirugía bariátrica disminuía los niveles de glucosa a la normalidad en ausencia de medicamentos, el título de su publicación “Who would have thought it? (¿quién lo habría pensado?) describe la sorpresa con la que se encontró en aquellos años. Posteriormente el popular artículo publicado en la prestigiosa revista New England Journal of Medicine mostró con evidencia contundente que el bypass gástrico podía remitir la enfermedad (Schauer PH, et al. N Engl J Med. 2012). Recientemente numerosas instituciones han publicado sus experiencias mostrado resultados similares. Después se realizaron estudios similares con la manga gástrica encontrando una remisión adecuada de la enfermedad, pero no tan efectiva como la que se producía con el bypass.

Entonces… ¿es verdad que la diabetes puede ser curada con cirugía?, la realidad es que el término “curar” parece muy fuerte y quizá lejano para la complejidad de dicha enfermedad, sin embargo, la mayor parte de los investigadores y clínicos hemos preferido usar la palabra “remitir” para describir que posterior a una cirugía bariátrica la glucosa se regulariza sin la necesidad de hipoglicemiantes orales, en los pacientes con complicaciones de la enfermedad (ceguera parcial, pie diabético, insuficiencia renal, entre otras) es posible disminuir el grado de la complicación, en personas con antecedentes de diabetes es posible prevenir la enfermedad, y finalmente otras patologías asociadas (dolor crónico de rodillas, hipertensión, apnea del sueño, depresión, ovarios poliquisticos, infertilidad, reflujo, etc) también sufren un golpe importante después de una cirugía bariátrica, ahora mejor conocida como metabólica.

Hoy día instituciones de prestigio (American Society of Metabolic and Bariatric Surgery, Cleveland Clinic, Colegio Mexicano de Cirugía Bariátrica y Enfermedades Metabólicas, Endocrinologist American Association, entre otras) señalan que la mejor alternativa para el paciente obeso con diabetes es la cirugía metabólica. Pero…¿qué hay con el paciente con diabetes, que no tiene obesidad), la respuesta es mas alentadora, ya existe evidencia al respecto, se ha observado que estos pacientes depués de una cirugía tienen el mismo efecto en la remisión de la enfermedad, lo que sugiere que el mecanismo por el cual la cirugía remite la diabetes no es únicamente la pérdida de peso, si no que están involucradas una variedad de hormonas y sustancias (GLP-1, leptina, peptido YY, grelina, insulina, entre otros) producidas en el intestino delgado (hipótesis del intestino proximal).

Con frecuencia nuestros pacientes preguntan cual es la mejor cirugía para remitir la diabetes, nuestra experiencia y la evidencia científica muestran que el bypass gástrico y recientemente el mini bypass gástrico tienen las mayores tasas de éxito, es decir, con están cirugías exíste un 95% de posibilidades de lograr remisión de la enfermedad a las pocas semanas del procedimiento. Sin embargo, la manga gástrica, ha demostrado también ser una cirugía altamente efectiva para la remisión de la diabetes (80%). Aventajando al bypass en el menor costo y la tasa menor de complicaciones a largo plazo.

 

×

Registro