MOLESTIAS Y CUIDADOS DESPUÉS DE MI CIRUGÍA (DURANTE LA HOSPITALIZACIÓN)

Habitualmente estarás hospitalizado, después de la cirugía, 2 noches. En algunos casos quizá requieras más días.

Dolor: Es posible que se presente dolor en uno (o ambos) hombros o en tu espalda, el cual es provocado por la distensión de tu diafragma durante el procedimiento de laparoscopia. No en todos los pacientes sucede. Esto se produce por la estimulación del nervio frénico durante la cirugía y como el cerebro no es capaz de reconocer esta irritación como proveniente del diafragma, lo interpreta como si viniera del área de los hombros. A esto se le llama “dolor reflejo”, esto desaparecerá en unos días. Mantenerte activo ayuda a que el gas salga de tu abdomen y aliviando el dolor más rápidamente. Es posible que también sientas dolor en las pequeñas incisiones. Al ser dado de alta del hospital se recetará medicamento contra el dolor y debes seguir las indicaciones ahí descritas.

Caminar inmediatamente después de la cirugía puede parecer doloroso, sin embargo, no debe ser más que un poco molesto o incómodo. Debes caminar, esto te disminuirá el “dolor reflejo” (en caso de que se presente), además ayudará para prevenir o evitar que se formen coágulos de sangre (trombos), complicaciones pulmonares y otras complicaciones, así que es importante que camines tanto como toleres. Si sientes mucho dolor por favor avísanos para administrar los analgésicos pertinentes.

La cantidad de dolor varía de paciente a paciente, así como también la manera de como respondes a los analgésicos. No te preocupes por ello, muchos de los pacientes refieren un dolor tolerable a las 24 hrs después de la cirugía, algunos no refieren absolutamente nada y muy pocos refieren un dolor más intenso, para el cual administraremos mayor cantidad de analgésico (en muy raras ocasiones requerimos medicamentos tan fuertes como la morfina, la mayor parte de las veces con ketorolaco, paracetamol y tradol podemos aliviar las molestias, en caso de presentarse). En esos momentos, lo que más nos ayuda de tu parte es la actividad física, necesitamos de tu cooperación para reestablecer tus funciones intestinales y expulsar los gases atrapados en el intestino y estómago.

Gases y distensión abdominal: Puede que experimentes flatulencia (gases) o eructos, esto es debido a la manipulación de tus órganos internos, medicamentos y por algunas maniobras que hacen que aumente el aire intragástrico. Tu sensibilidad a los gases puede aumentar por que tu estómago es ahora más pequeño, así que una pequeña cantidad de gas puede sentirse como una gran cantidad. La distensión del pequeño estómago por los gases puede también causar un “dolor reflejo” y puedes sentir opresión en tus hombros y pecho.

Malestar general: Es posible que experimentes aturdimiento, mal sabor de boca y algo de náusea. Para eso, no te quedes acostado y movilízate lo más posible. Lávate los dientes o usa enjuague bucal para quitarte el mal sabor de boca después de la cirugía. Date un baño con agua caliente o tibia ya que esto puede ayudar a sentirte mejor, si eres de los que prefieren agua fría o fresca también los puede hacer. Te puedes bañar al día siguiente de tu cirugía o el mismo día si lo prefieres. No te talles las heridas, solo deja que el agua corra por tu abdomen y seca tus heridas sin tallar. Algunos pacientes experimentan náuseas, cuando esto sucede es habitualmente durante las primeras 24 hrs y se alivia fácilmente con medicamento antiemético (difenidol o ondasertón).

 

MOLESTIAS Y CUIDADOS DESPUÉS DE MI CIRUGÍA (AL SER DADO DE ALTA)

Distensión abominal: Inmediatamente después de la cirugía, al ser dado de alta, la principal molestia es la distensión abdominal. Esto se debe principalmente a la distensión del intestino por los gases. La mejor forma para aliviar este malestar y ayudar a empujar la burbuja de gas hacia fuera es caminar, recostarte de lado o cambiar de posición frecuentemente. Esta molestia desaparecerá en la mayoría de los casos en menos de 48 hrs.

Dolor: En casos raros, el dolor abdominal puede durar hasta 3 semanas y a menudo difundirse a la espalda, pecho y hombros, lo cual debe poder ser controlado con el medicamento para dolor. Cuando el dolor se extiende tanto tiempo habitualmente es por la poca expulsión de gases de tu estómago e intestino.

Hay algunas acciones que deberás realizar obligatoriamente para disminuir el aire intrabominal, sobretodo durante el primer mes después de la cirugía.

  • NO hablar por largos periodos de tiempo.
  • NO masticar chicle.
  • NO tomar con popote.
  • NO fumar o tratar de eructar por fuerza.
  • Vacíar tu intestino de gases al defecar. Es decir, el pasar más tiempo de lo habitual en la letrina del baño, muchas veces hace que se expulsen mayor cantidad de gases por el recto. Esto es bueno.

Baños: Es recomendable que te bañes una vez al día, momento en el cual se cambiarán las gasas de la heridas. Dejarás que el agua corra por tu abdomen, y secarás las heridas sin tallarlas. No debes sumergirte bañeras, albercas o en el mar por 15 días después de la cirugía, para que tus heridas sanen de forma adecuada sin posibilidad de infecciones.

Medicamentos después de la cirugía

  • Te recetaremos algún medicamento para el dolor, habitualmente nuestros pacientes lo toman por no mas de 4-5 días. Sin embargo puede ser que se requiera por un tiempo mayor a 2 semanas. Habitualmente recetamos tramadol, 50 a 100 mg cada 8 horas en caso de dolor, lo deberás poner debajo de tu lengua (sublingual) hasta que se disuelva, para una acción mas rápida. Si lo deglutes (tomado), sí funciona, pero se tardará más tiempo en hacer efecto. Puedes diluirlo en un poco de agua (media taza) y beberlo. Si no experimentas dolor, no lo tomes. Después de un bypass gástrico tratamos de evitar en la medida de lo posible el uso de analgésicos tipo AINES (como aspirina, ketorolaco, diclofenaco, ibuprofeno, entre otros), debido a que estos pueden aumentar el riesgo de formar úlceras en tu nuevo pequeño estómago (reservorio).
  • En general no damos antibiótico para la casa, solo usamos el que ponemos por la vena durante la hospitalización. En algunos casos si se recetará antibiótico para tu casa, tu cirujano hará la recomendación en caso pertinente.
  • También tomarás un antiácido, omeprazol, pantoprazol o lanzoprazol son los que mas recomendamos, en dosis de dos tabletas (de 40 mg) al día. Estos medicamentos se deberán tomar por 2 meses posteriores al procedimiento.
  • Te recetaremos también medicamentos para la náusea, en la mayoría de los casos el difenidol es suficiente. En realidad, muchos pacientes ni siquiera lo usan. Si existe náusea intensa (lo cual es muy raro) el ondasertón (zofran) una tableta de 4 mg (cada 8 horas) será más suficiente.
  • Te daremos un medicamento para que puedas dormir mejor. Durante nuestra experiencia hemos observado que varios pacientes nos piden “algo para dormir”, con toda tranquilidad puedes tomar Benedorm (Melatonina), una tableta de 5 mg 15 min antes de dormir o 2 tabletas de 3 mg de la misma forma. En casos de insomnio mas severos, el tafil puede ser una opción, sin embargo este último si requiere receta médica para ser expedido, tendrás que contactarnos para que te lo recetemos.
  • Finalmente la ingesta de vitaminas y minerales de reposición esta indicado en todos los casos de bypass gástrico, será una costumbre sencilla de adquirir, al tomar 1 o 2 tabletas por la mañana. Este habito es necesario realizarlo de por vida.

 

¿Cómo debo tomar estos medicamentos?

Es importante que sepas que después de tu cirugía ya no podrás tomar ninguna pastilla más grande del tamaño de una goma de lápiz durante el primer mes, a menos que sea en cápsula. La cápsula puede ser disuelta en agua o te la puedes poner en la boca hasta suavizar la capa exterior y deglutirla. Si tomas algún medicamento de liberación prolongada puedes cambiarlo por un medicamento de liberación regular para que lo puedas cortar, triturar, o abrir. Si la tableta es más grande que una goma de lápiz deberás triturarla antes de deglutirla. Recuerda que tienes un estómago pequeño, si te acuestas inmediatamente después de haber tomado tu medicamento, este no llegará a tu estómago y puede irritar tu esófago, además de que experimentarás la sensación de “algo atorado”. Espera al menos 30 min antes de acostarte.

Incisiones: Todo lo que necesitas hacer durante la primera semana es mantenerlas heridas limpias y secas. Si notas la piel empieza a estar más caliente que el resto de la piel, enrojecerse, supurar o a aparecer alguna erupción, contáctanos (a esto se le llama dermatitis de contacto o infección de la herida). Puede que alguna sutura salga a la superficie, en este caso cualquier médico las puede remover o tu mismo la puedes remover cortando con unas tijeras limpias y desinfectadas.

Dos semanas después de la cirugía puedes aplicar pomadas o cremas para mejorar el resultado estético de las cicatricez (algunas pomadas que te recomendamos son Mederma®, Scarfade®, Vitamina E o cualquier otro medicamento indicado por un médico para cicatrices). Recuerda no antes de 2 semanas después de la cirugía, si no provocarán que se abra la herida. No uses bañeras, no te metas a la alberca o al mar hasta 15 días después de la cirugía o hasta que tus heridas sanen.

Tomar agua e hidratación: Es muy importante mantenerte bien hidratado posterior a tu cirugía. Un estómago pequeño no permite la entrada de gran cantidad de líquido de una sola vez, de manera que tendrás que aprender a estar tomando tragos pequeños de líquido de manera constante para evitar una deshidratación. Una de las principales causas de náusea y mareo en el periodo de recuperación es la deshidratación. Los síntomas clásicos de deshidratación en el periodo postoperatorio son náusea, mareo, debilidad o cansancio y los signos son boca seca, orina concentrada en color y olor. Cuando se presente alguno de estos síntomas o signos aumenta tu ingesta de líquidos y si no hay mejoría con esta medida, contáctanos.

Dieta: Recuerda seguir instrucciones al pie de la letra y evitar cualquier sólido durante las primeras 2 semanas o en algunos casos 4 semanas. Durante estas semanas no debes permitir que haya presión o distensión de tu estomago, por lo que recomendamos pasar todos tus alimentos con líquidos. ES MUY… MUY IMPORTANTE QUE SIGAS LA DIETA LÍQUIDA EL MES POSTERIOR A LA CIRUGÍA, ESTO NOS EVITARÁ COMPLICACIONES.

Después de las primeras 2 semanas o en algunos casos 4 semanas ya podrás comer papillas y sólidos blandos, recuerda comer pequeños bocados y masticar hasta deshacerlo. Si tienes algún problema con cierto alimento, no te frustres, puedes intentar probarlo unos días después. Es posible que tengas problemas para deglutir o comer ciertos alimentos, esto es normal y parte del proceso, sobre todo los primeros 3 meses. Lo mas probable es que después si lo puedas comer. Disfruta de la comida como antes lo hacías, solo tienes que comer diferentes, con nuevos hábitos. Toma líquidos durante todo el día y carga una botella de agua contigo todo el tiempo.

Estreñimiento: Las razones principales de estreñimiento después de la operación es no beber suficientes líquidos. El tramadol, que es el medicamento para el dolor, también nos puede provocar estreñimiento. Así que a medida que ya no necesites el tramadolo y tomes más líquidos el estreñimienot irá mejorando. También toma en cuenta que la disminución en la cantidad de alimentos y la menor actividad física, sobre todo durante el primer mes provocarán que formes menos heces y por lo tanto tendrán menos deseo de ir al baño. Toma mucha agua (mínimo 2 litros) e incrementa tu actividad física y, si esto no te ayuda, entonces comunícate con nosotros y te recetaremos algún laxante suave.

Fumar: Es de gran importancia, dejar de fumar un mes posterior a la cirugía, ya que el fumar inhibe la cicatrización adecuada del tejido, aumenta el riesgo de formar trombos y algunos problemas pulmonares. El fumar introduce mucho gas dentro del reservorio (pequeño nuevo estómago), causando importante dolor (por la distensión), náusea y vómito. Si eres fumador, está permitido y recomendado usar los parches durante este periodo, lo cual puede ayudar a disminuir los síntomas de ansiedad causados por el síndrome de abstinencia. El fumar durante el mes posterior a la cirugía puede traer importantes complicaciones.

Actividad física: Las limitaciones físicas después de una cirugía laparoscópica son mínimas. Te recomendamos que camines el mismo día de tu cirugía al llegar a tu cuarto, puedes comenzar por moverte fuera de cama y en los pasillos del piso, lo cual es un buen inicio para continuar con tu actividad física. Si sientes dolor, puedes descansar y volver a intentarlo después. Solamente en aquellos casos en los que se encontró una hernia hiatal y se reparó durante la cirugía se debe limitar levantar o transportar cargas pesadas por tres meses; el cirujano es quien indicará si este fue tu caso o si fue una cirugía normal.

Cuida de tus articulaciones (rodillas y tobillos) al ejercitarte, si tienes algún problema o no quieres poner mucha presión en tus articulaciones, te recomendamos bicicleta estacionaria, aerobics acuáticos o caminar bajo el agua (recuerda que hay que esperar 15 días después de la cirugía para sumergirte en agua). Puede que en un inicio te sientas algo débil debido a la dieta líquida, empieza poco a poco y progresivamente ve aumentando tu actividad.

¿Cuándo puedo volver al trabajo?

Es una de las preguntas frecuentes, porque muchas personas deben volver a sus actividades. Debido a que se trata de una cirugía laparoscópica las limitaciones son mínimas. Si tu trabajo es de oficina solo necesitas 7 días desde el momento en que se te realiza la cirugía para volver a tus labores. Muchos se operan un jueves o viernes por la mañana, el sábado o domingo por la mañana son dados de alta del hospital y el lunes vuelven a sus actividades. Si tu labor requiere cargar o maniobrar instrumentos con los que requieras emplear mas de 2 kg de fuerza te recomendamos volver a tus actividades 1 mes después de la cirugía ó hablar con tu jefe para que te canalice a otras actividades más sencillas mientras se recupera tu organismo.

Caminar: Al recuperarte de la anestesia, eso es habitualmente 3 a 4 horas después de la cirugía, no solo puedes caminar si no que es necesario que lo hagas, eso disminuye la posibilidad de complicaciones. Al salir del hospital podrás caminar de manera habitual, hasta 10 min de caminata continua al día (siempre que se ligera, no como ejercicio). Un mes después de la cirugía ya podrás caminar todo lo que quieras, evita hacerlo como competencia (caminatas o carreras) hasta cumplido 2 meses del procedimiento.

Manejar: Puedes manejar al salir el hospital (habitualmente 2 días después de la cirugía). Si estas tomando el analgésico sublingual (Tramadol) es posible que tus reflejos puedan estar más lentos y te puedes sentir mareado, en cuyo caso sería mejor evitar manejar.

Trabajo de oficina (escritorio, consultorio, recepciones): Puedes realizarlo en casa al salir de la cirugía, y en tu trabajo siempre y cuando cuides realizar movimiento bruscos o golpes provocado de manera no intencional por personas que no conocen que estás recién operado (a).

Subir escaleras: si puedes subir escaleras al llegar a casa después de la cirugía, recuerda que es un cirugía laparoscópica y el peligro de subir escaleras es cuando se trata de una cirugía abierta donde el riesgo de hernias es mayor. Sin embargo te recomendamos no hacerlo tan frecuente, solo cuando es necesario, sostenerte de la repisa para hacer fuerza con las manos o la ayuda de alguien y medir la tolerancia, si existe dolor o molestia no lo hagas.

Trabajo que requiere actividad física moderada: Algunas personas trabajan maniobrando herramienta pesada, cargando cajas, o caminando largas horas de un lugar a otro. Estas personas necesitan un periodo de descanso en casa de 2 semanas después de la cirugía dependiendo de la actividad, ó arreglar con sus colegas que los canalicen a actividades menos físicas.

Ejercicio: Puedes caminar después de la cirugía, pero la caminata como ejercicio (esto quiere decir paso rápido y mas de 20-30 min) requiere que hayan pasado al menos 1 mes después de la cirugía. Otros ejercicios como gimnasio, jugar deportes de pelota, nadar entre otros también requieren dos meses después. Esto es porque estarás un poco débil debido a que te estas acostumbrando a comer menos, y además el ejercicio intenso podría producir un hernia en el ombligo.

Actividad sexual y dormir boca abajo: puedes reiniciar tan pronto como el dolor te lo permita. Puede ser entre 3 días a 2 semanas después de la operación.

En general ¿cómo me sentiré después del operación?

Te sentirás bien, solo un poco debil; con dolor tolerable; con actividad limitada; distendido por el gas en el abdomen (el cual puede durar hasta 10 días, aunque habitualmente cede en 2 a 3 días); tendré cambios en los hábitos intestinales, habitualmente menos evacuaciones y cambio en la consistencia de las mismas; veré moretones en mis incisiones, los cuales desaparecerán poco a poco. Te sentirás mejor cada día.

 

×

Registro