Uno de los temas mas importantes, y la causa número 1 del porque un paciente en obesidad no se realiza una cirugía bariátrica es “POR TEMOR A QUE LE PASE ALGO”. Es cierto que todas las cirugías pueden tener complicaciones, y la cirugía bariátrica no es la excepción, sin embargo es muy importante que entiendas, que el riesgo de permanecer obeso es mucho mayor que el riesgo de una cirugía bariátrica, y que nunca antes la cirugía bariátrica había sido tan segura como hasta ahora.

Para el equipo de Obesity Health es de suma importancia que entiendas las posibles complicaciones, la probabilidad de tenerlas y que hacer en caso de que se presente una de ellas.

  • Infección de la herida: Se considera una complicación leve, la cual se presenta en 3 de cada 100 pacientes operados. Es causada por mala higiene o un descuido durante la limpieza de las heridas, habitualmente se resuelve con más días de antibiótico y en ocasiones abriendo nuevamente la herida (de 1 cm) y realizando lavados o curaciones por 1 semana.
  • Sangrado: En ocasiones una de las arterias o venas dentro del abdomen sangran después de la cirugía, esto se puede presentar en 1 de cada 100 pacientes. Nosotros podremos saber eso por la salida de material hemático abundante a través de tu drenaje, en ese caso será necesario colocar la cámara del laparoscopio, por las mismas incisiones previas, encontrar el vaso sangrante y colocar una grapa o un punto. Habitualmente es una complicación fácilmente corregible.
  • Estenosis o torsión de la anastomosis: Esto puede suceder porque la cicatriz que forma tu cuerpo dentro del estómago o el intestino es muy abundante y obstruye el paso de líquidos, o también porque algún órgano se tuerce por un mal movimiento. Esta complicación es muy rara. Se presenta en 1 de cada 100 pacientes. El tratamiento puede ser sencillo a través de endoscopia, colocando un dilatador para que se libere la obstrucción y en algunos casos será necesario una cirugía de urgencias para restablecer la torcedura del intestino.
  • Lesión de un órgano intrabdominal: En ocasiones, existen dificultades técnicas dentro de la cirugía y el cirujano de manera no intencional lesiona algún órgano, como el intestino o el bazo. Esta complicación obedece en muchas ocasiones a una mala dieta preoperatoria y dificultad técnica. En tales casos se deberá de corregir el problema, cerrando el intestino, retirando el bazo o hasta convirtiendo el procedimiento a cirugía abierta. Esta complicación es muy rara y se puede presentar en 1 a 2 de cada 500 casos.
  • Fuga de alguna de las anastomosis: La fuga de alguna de las anastomosis es una de las complicaciones más temidas, se debe a que se abre alguna de las grapas. Puede ser por algún esfuerzo, algún sangrado que empuje la grapa o simplemente mala cicatrización en los tejidos. En tales casos es necesario un tratamiento inmediato, la mayor parte de los casos se pueden tratar con colocación de una prótesis por endoscopia y una sonda al intestino para alimentar al paciente y dejar descansar el estómago, por un tiempo de 3 a 6 semanas. En ocasiones mas raras es necesario usar otros tratamientos, como nutrición parenteral y hospitalización prolongada, reoperaciones, entre otras. Esta complicación se puede presentar en 1 a 2 de cada 100 pacientes operados.
  • Tromboembolia pulmonar: es una complicación extraordinariamente rara en personas jóvenes (menores de 50 años) con IMC entre 35 a 45, y sin otras enfermedades asociadas, en estos casos se presenta en 1 a 2 de cada 1000 pacientes operados. En personas con IMC arriba de 55, aquellos con antecedentes de trombosis, personas grandes de edad (arriba de 60 años) y aquellos con diabetes mal controlada se puede presentar con más frecuencia, esta es una complicación severa.
  • Conversión: Aunque en realidad esto no se considera complicación, sino un abordaje diferente. En algunos casos será necesario convertir la cirugía a procedimiento abierto, es decir una incisión más grande en el centro del abdomen, en la mayor parte de los casos esto se debe a un sangrado que no se puede controlar por laparoscopia, sin embargo también existen otras causas. La probabilidad de convertir una cirugía varía en la literatura de 1 a 2 de cada 100 casos. En nuestro centro nunca hemos tenido la necesidad de convertir un caso.
  • Hernia interna: cuando se realiza el bypass se produce un pequeño defecto (orificio) en la grasa que rodea los intestinos (epiplón es el término médico). En ocasiones el intestino se mete dentro de este defecto y lo obstruye, esto puede producir dolor leve y se trata con reposo, hasta dolor intenso que requerirá una cirugía de emergencia. Habitualmente nosotros cerramos este defecto durante la cirugía para prevenir esta complicación, sin embargo en ocasiones la pérdida de peso hace que este defecto se vuelva a formar incrementando la posibilidad de una hernia interna. La frecuencia de presentación es de 1-2 de cada 100 pacientes operados. Esta complicación, cuando se presenta, ocurre varios meses a años después del procedimiento.
  • Úlcera marginal: La úlcera marginal es una lesión o abrasión que se produce en el sitio donde se conecta el estómago con el intestino, esto produce sangrado ocasional, el cual se trata con medicamentos o endoscópicamente, sin necesidad de operar, pero en otras será necesaria otra cirugía para resolver el problema. Esta complicación cuando requiere tratamiento se produce en 2 de cada 100 casos operados. La causa más importante es el consumo de medicamentos y alimentos no indicados por nuestro equipo (como analgésicos tipo AINES, cafe frecuente, cigarro, entre otros).
  • Otras no relacionadas con la cirugía: Pueden existir otras complicaciones no relacionadas directamente con la cirugía, como una neumonía o un infarto. Estas complicaciones generalmente están asociadas a las condiciones del paciente previo al procedimiento, y son muy raras.

 

Como se mencionó anteriormente, es necesario que el paciente conozca las complicaciones posibles y lo que se haría en caso de que se presentará, sin embargo, también es necesario que el paciente entienda que la probabilidad de que se presente una complicación es mucho menor que la probabilidad de presentar alguna enfermedad o complicación de alguna enfermedad asociada a la obesidad. Si requiere mas información en relación a las complicaciones y tratamiento por favor no dude en escribirnos o llamarnos para nosotros será un placer resolver todas sus dudas.

Si tiene alguna pregunta sobre este procedimiento, por favor no dude en comunicarse con nosotros a nuestras oficinas en Boca del Río, Veracruz, México, para el grupo Obesity Health será un placer atenderlo.

 

×

Registro