Megarexia

febrero 23, 2018 - by webmaster - in Nutrición

Sin comentarios

Un día más de tacos, refresco, las golosinas y la falta de tiempo para sentarme en la mesa, pero el tiempo de sobra para pasar por los antojitos o meterme en mi cuarto con los platos y los vasos llenos. ¡Pero me siento bien! Solo me duelen un poco las rodillas. No hago ejercicio porque no es necesario. No tengo pareja desde hace años y mucho menos una vida sexual. Pero mis amigos me quieren como soy. Hace tiempo que no voy al médico, pero para que si realmente me siento bien. Me dicen que si no bajo de peso tendré diabetes. Yo creo que estoy sano y fuerte.

“Hay que comerse todo lo que hay en el plato decían las abuelas. Gorditos estamos sanos; dice el mundo entre líneas”

Por mucho tiempo estuvimos enfocados en la “Anorexia” trastorno alimenticio que es acompañada de una grave distorsión de la imagen corporal…pero, ¿Qué es la Megarexia?, es la otra cara de la moneda, un trastorno que afecta a las personas obesas.

Los trastornos alimenticios han estado ligados siempre al “no comer”. Pero qué pasa con “quien come demás”, y además pierde con esto su salud, su estética y su autoestima.

El término “megarexia” fue acuñado por el doctor Jaime Burgos en su libro “Dieta Isoproteica”, uno de sus trabajos más reconocidos editado en 1992. Posteriormente volvió a ampliar el término en su estudio “Isodieta” de 2009. La megarexia es un desorden de la imagen corporal y un comportamiento alimentario en el que una persona obesa no admite, ni ve, que lo es. Lo que da como resultado una distorsión de la propia imagen corporal con un origen psicológico. Esto lleva a la persona a tener un aumento desmedido del peso y falta de nutrición.

Se estima que por cada anoréxico hay 10 o más megaréxicos.

Esta enfermedad distorsiona la imágen corporal, lo que quiere decir que la persona obesa al verse al espejo no percibe su peso, se ve esbelta y sana. Lo que la lleva a tener una conducta auto destructiva, sin concientizarse de que la obesidad es una enfermedad. Y sin saber que es víctima de la megarexia.

Serán presas de la comida chatarra y de los azúcares que producen placer debido a las sustancias que secretan en el cerebro. Y entonces. Hará de sus hábitos alimenticios un vicio de destrucción. Pero lo peor, debido a la distorsión no se someten a dietas o regímenes alimenticios, porque no se consideran enfermos.

Como ocurre con el resto de los trastornos alimentarios, que tienen un origen psicológico, para poder hacer frente a la megarexia es necesario que el paciente reconozca que tiene un problema. Pero, como en el caso de los anoréxicos, la imagen que refleja el espejo, la cual no coincide con la percepción que tienen de su propio cuerpo, no les hace cambiar de opinión, por lo que es necesario que su familia les ayude a ver la realidad, y normalmente necesitarán ayuda de un profesional médico (psicólogo o psiquiátra) que les oriente sobre el trastorno que padecen, además de un nutriólogo que determine las pautas de una buena alimentación para que empiecen a perder peso mejorando al mismo tiempo su deteriorado estado nutricional. El tratamiento debe de ser desde un enfoque multidisciplinario que abarque los distintos sistemas que hacen al paciente prevalecer en su conducta y lo que le permite obtener pautas claras que le ayuden a él como a su familia a enfrentar la enfermedad.

La intervención realizada por un equipo profesional y capacitado es fundamental para el éxito del paciente. Actualmente exísten herramientas terepeúticas, como la cirugía bariátrica y metabólica, la cual junto con el enfoque psicológico y médicos, tienen una tasa de éxito muy alta.

Share this article

×

Registro